Connect with us

ENTREVISTA

Collinet: «En Libres no hay cultura de club, falta infraestructura»

Minuto Sports trae un mano a mano con Wilfredo Collinet, el presidente del Club Barraca, quien desde su perspectiva dirigencial fue capaz de ilustrar la situación de la entidad que dirige y la de ciertos sectores del deporte libreño. Datos y análisis en una charla que también recorre el paso del abogado por las variadas instituciones de las que estuvo y está a cargo.

Febrero, el mes donde tradicionalmente la reactivación de las actividades toman color, en el cual niños, adolescentes y grandes se dirigen de manera cotidiana, en los distintos horarios del día, a los establecimientos deportivos para la ejecución del deporte en cualquiera de su amplio repertorio, parece no ser una excepción en este 2021, a pesar del temor que pueda generar el contexto sanitario. A esto y a más cuestiones ligadas, responde Collinet en el inicio de la entrevista.

– Se nota cierto acostumbramiento al contexto actual, la gente retomó su actividad dentro del club.

– La reapertura fue en noviembre con la presencia de los adultos, pero bien entrado este nuevo año se animaron los chicos. Teniendo en cuenta que se respetan todos protocolos sanitarios requeridos, los padres prefirieron traer a sus hijos para que practiquen deporte a que sigan encerrados.

– ¿El comienzo del año viene siendo bueno?

– No nos podemos quejar. Después de una amplia reseción, estamos volviendo con el más del 60% del número habitual, además de retomar el cobro de cuotas.

Aún en este «enhorabuena», las competencias siguen frenadas, las que involucran al club como competidor y las que están relacionadas como el caso de cliafusa. ¿Se puede trabajar en un plan conjunto para que puedan volver los torneos?

– La orden viene desde sanidad y no depende solamente de la voluntad de las instituciones o comisiones locales que organizan competencias. Aunque si puede valerse el municipio, depende de lo permisivo que sean. Pero hay otro tema, un permiso que habilite algún torneo en el corto plazo será indefectiblemente sin público, lo que puede generar inviabilidad.

– Hubo una ayuda gubernamental, ¿en qué consistió eso?

– La provincia el año pasado armó un esquema de ayuda que se apuntó a solventar los costos fijos que tiene un club y que fue prácticamente imposible de cubrir debido al cierre total que hubo. En primera instancia, allá por Junio, dispuso de 40 mil pesos y después en diciembre hubo otro monto de 60 mil. Cabe aclarar que no fue igual para todos, ya que las instituciones que solicitaban las ayudas debían responder a requisitos como personería jurídica al día y demás.

«Willy» cerrará a fines de 2021 su segundo mandato consecutivo al frente del «Gigante de calle Colón», donde no solo indagó por la salud de la institución hace ocho años cuando el decaimiento allí, estaba en un punto muy alto, sino que examinó la situación junto a los suyos hasta animarse a actuar en son de una reestructuración. Fue así que a mediados de 2012 asume la presidencia para liderar desde entonces un proyecto de mejoramiento que hoy está a la vista, con aceptación y resultados.

El progreso más notable de tu gestión se vio reflejado en infraestructura…

– Si le das ese enfoque, creo que si. Hasta que entré junto con mi primer comisión directiva, en toda la ciudad no había un piso flotante, elemento esencial para la práctica de los deportes de salón, y en once meses pudimos cumplir con ese faltante. Al año quedó listo el salón de usos múltiples con una presentación de primer nivel. De la misma forma se siguió con las demás áreas: secretaría, cocina, vestuarios, y hasta se instaló cámaras de seguridad. Se trató de mejorar lo máximo posible el techo, pero debido al alto costo de esta refacción no se pudo obtener una solución definitiva. En 2019 la colocación del piso para voley fue otro avance, hoy Barraca es el único club de Paso de los Libres que posee en su interior, dos suelos distintos para la práctica deportiva.

¿Dónde estuvo la clave para poder implementar todo eso?

– Tanto el gobierno de la provincia como la misma comunidad confió en nosotros retomando socios, creyeron en la gestión. El financiamiento fue llegando a lo largo de años, no fue de un día para el otro.

Además el club se subió a las competencias…

– Eso fue otro de los factores visibles. En 2017 volvimos a competir con la primera del basquet luego de veinte años, siendo que en periodos anteriores se había retomado en categorías menores. Y todo a nivel provincial, mucho esfuerzo.

– ¿Cómo lograron esa notabilidad en básquet?

– Una combinación de cosas. La generación de padres que dejaba de practicar la disciplina allá por el 2015 dedicaron su tiempo a incentivar a sus hijos, a apoyarlos para que puedan competir, y dentro de la comisión directiva del club había jugadores en actividad, que obviamente, se entusiasmaron con la idea de la competencia, se trabajó mucho en eso. A esto se le sumó la disponibilidad del municipio en aquellos tiempos (cuando Raúl Tarabini era intendente), teníamos un colectivo en la puerta siempre que los grupos debían viajar a otras localidades.



La amplitud de Collinet como dirigente no se limitó a una sola institución, de hecho siempre parece ir más allá, experimentando nuevos desafíos e imponiendo su impronta administrativa: reacomodar los sitios de trabajo, apuntalar las bases.

¿Creés que el hecho de liderar un equipo directivo que solucionó problemas en una entidad de renombre te llevó a la Liga Libreña de Fútbol y después a la Fecof, donde hoy sos presidente?

– El haber demostrado cambios en el Barraca me hizo llegar a la Liga en 2015, eso está claro. Mi devenir en este nuevo cargo no fue en función y experiencia como dirigente de fútbol sino como gestor de mejoras de infraestructura…

¿En que situación estaba la Liga en ese momento?

– Muy deterioradas. El trabajo allí fue otro resurgir, al comienzo hubo un sinfin de dolores de cabeza debido a que el núcleo cerrado de personas que tomaron las decisiones hasta ese momento no permitía cambios.

¿Cuáles fueron los mayores desafíos allí?

– La colocación de luces en la cancha en el año 2017 y la remodelación de vestuarios entre otras cosas.

Muros caídos…

– Si, y fueron levantados, además de pintura, el desalojo de personas que intentaban usar el predio como vivienda o espacio de comercialización, fueron aspectos en donde hubo que ponerse firmes y lidiar bastante. Pero por suerte, Javier Vallejos (actual presidente) continúa con esa línea de trabajo y se siguen consiguiendo cosas a pesar del momento complicado, hoy la Liga cuenta, por ejemplo, con un tractor para cortar el pasto, algo esencial pero impensado hace un tiempo.

Como hombre proveniente del básquet… ¿qué diferencias notas con con el fútbol en la parte organizacional?

– Ambos son interesantes, pero el fútbol es más abarcativo por una cuestión cultural, es el deporte más practicado y con más apoyo. La principal disparidad está en los 276 clubes que tienen actividad en fútbol, en comparación al promedio de dos o tres por localidad en básquet.

Sigue faltando algo en Libres para mejorar el desarrollo deportivo en general, ¿qué puede ser?

– Cultura de club, esto pasa en Libres y posiblemente se replique en otras ciudades. Pero acá es algo que ocurre por falta de infraestructura, ya que la mayoría de los clubes tienen sus establecimientos deteriorados o las sedes no responden a las necesidades del ciudadano. Este último, en su gran mayoría no acostumbra a asistir a un club.

– ¿A esto podemos añadirle la falta de capacidad dirigencial?

– Puede ser. Lo que si me atrevo a asegurar es que no es un trabajo a medias, de solamente esperar a que las cosas buenas vengan. Hay que estar en el día a día y las personas que vayan a encabezar una institución deportiva deben saber de antemano la labor que esto implica, no es fácil. Se está mucho tiempo para el club y en general pasa que se desatienden otros asuntos personales, es así, y hay se debe estar preparado para el día a día.

Hay elecciones en la Federación Correntina de Fútbol (Fecof) este fin de semana, ¿cómo sigue para vos?

– No soy de la partida para la renovación, dejo mi cargo de presidente. De igual forma voy a estar apoyando a Luis Escotorín, candidato mercedeño. Es una persona que conozco y estoy seguro que tiene la capacidad para dirigir, fue secretario de deportes y también es ex presidente de La Liga Mercedeña de Fútbol.

– Se está hablando de una delegación de la Secretaria de Deportes de la Provincia, acá en Libres.

– Se están haciendo los trámites para que sea oficial. Ojalá se pueda dar, es algo para ayudar a todos los clubes y los deportistas de la ciudad.

– ¿En qué consiste la función de tener una oficina de este tipo en una localidad?

– En la de atender las necesides de las intituciones y los deportistas, básicamente, agilizando los tramites referidos a solicitudes de presupuesto y logistica.

Si bien su figura es más reconocida por su rol administrativo, lo cierto es que Willy Collinet llegó ocupar los distintos cargos siendo jugador de básquet de la primera división del Club Barraca. Si bien esa doble funcionalidad hoy persiste, el mismo protagonista se encarga de cerrar la charla aclararando que el momento del retiro está bastante cerca: «Ya estoy con 38 años, dos cirugías. Lo bueno es que despunto el vicio en los entrenamientos».

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in ENTREVISTA