Adame y Roca Rey sin éxito en el mano a mano en La México

El primero de la tarde, un cárdeno bien hecho, largo y bajo, fue recibido con aplausos por el público. Joselito Adame lo lanceó por verónicas de manos bajas. Le brindó el toro a su hermano Luis David Adame, quien no pudo completar el cartel por la fractura de clavícula. Agarrado a tablas inició la labor de muleta con pases por alto, en el último se le coló por dentro peligrosamente y salió hacia el tercio. Tuvo temperamento el animal que, llevado por abajo, respondió positivamente. Con humillación, entrega y fijeza embistió por ambos pitones en series que conectaron con los tendidos. El conjunto de un afarolado, un pase por alto, un molinete y el pase del desdén abrochó la faena antes de firmar una serie de naturales a pies juntos. La estocada al encuentro cayó baja.

Serio el segundo, enseñó las puntas. Roca Rey demostró valor y sitio en un quite por caleserinas muy ajustadas. El toro había desconcertado en el primer tercio y recortó en banderillas. Lo cogió en los primeros muletazos de rodillas en el tercio y se escapó de milagro. El peruano contestó al percance volviéndose a poner de rodillas. No humilló absolutamente nada el toro y le subió la muleta a la altura de la cara para provocar la embestida y torear ligado. Además, le cambió el viaje con pases cambiados por la espalda cuando quiso. Bernardinas en el cierre, con el toro parándose en el embroque. Expuso mucho el torero en esta faena que pinchó con la espada.

Adame brindó al público su segunda faena que comenzó sentado en el estribo. El toro, un castaño con volumen, repitió pero sin transmisión. No hubo el acople necesario por la condición del animal, que por el izquierdo repuso, ni conexión con el público. El cuarto, muy serio, fue coprotagonista de un buen puyazo. En esta ocasión, el quite de Roca Rey fue por tafalleras. Pases por alto y uno cambiado por la espalda para el inicio de muleta. Complicado el toro, por bruto y por dar cabezazos, tampoco dio opciones.

Otro toro de embestida corta fue el quinto con el que Adame anduvo afanoso pero sin posibilidad de éxito. Mató de estocada desprendida.Un quite por saltilleras al sexto volvió a levantar los ánimos tras varios toros sin opciones. Tuvo cierto recorrido pero sin clase ni entrega. Tampoco humilló lo que deslució mucho los muletazos del peruano. Dejó la mejor estocada de la tarde.

Mundo Toro / Minuto Sports

Foto: Archivo

No hay comentarios

Dejar una respuesta